domingo, 19 de marzo de 2017

¡COMPADRES, ¡QUE “AIGA ARREGLO”!> Parábola para políticos

              
             Resultado de imagen de Cielos nublados                                                                                           
            Cuando con tristeza infinita veo el tejemaneje de esta blabanera y pantagruélica   plaga política que se ceba  en nuestra España --España una desde hace cinco siglos, hoy patria herida--, a mi cansada, pero aún vívida memoria, acude la siguiente vivencia que puede ser, si bien se coteja,  oportuna   metáfora política de estos tiempos

                                                            ***

            El cielo encapotado con   negros nubarrones que ya habían dejado caer algunas brusquillas sobre los resecos barbechos, daba fe de la entrada del otoño.  Mi padre  -- su frente ancha:  mi nido  de consejos--, y yo,  tras haberlos sacado uno a uno del cantero y lavados a mano metidos en el agua de la “pasada” ganadera  en la acequia  del Barullo, cabe la pesebrera estival  del ganado,   sajábamos nabos  con nuestras navajas “payá” cuyas rebanadas, entrelargas de hojas a rabizas,   iban cayendo en una espuerta de esparto en  la que el boyero las distribuiría en las pasturas vespertinas y de alba, en sus propios pesebres al ganado vacuno  que, en esos momentos  rumiaba rítmicamente  haciendo sonar sus esquilas y cencerros. El lento sonar de las cercanas campanas parroquiales se antojaba también  más lánguido y amarillo. Una vaga melancolía suplantaba  la emotiva exultación  veraniega de  esquilmos y trillas de mieses en las eras.

            De pronto, sonaron dos tiros de escopeta  por las hazas cercanas a los tapiales del cortijo de Alhóndiga, que me hicieron  reprocharle a mi padre:

            --Esos han sido los dos “cazaores” que hemos visto bajar del pueblo a los regadíos, y han cazado  la liebre que salta  cada vez que voy yo a abrir, para regar, la torna de “las  mimbres”.  Por no haberme dejado tú  ir a “tirarla”  me la han birlado...

            --Hijo, fueraparte de que todavía quedan  muchas faenas que hacer,  me da miedo..., la escopeta es más alta que tú. Cuando vengas del colegio con  vacaciones de Navidad, si traes buenas notas, te prometo que yo mismo iré contigo con la otra escopeta y la podenca, a cazar todos los días que quieras... Y, cuántas veces fuimos juntos a recechos y a la mano a cazar liebres, conejos, zorzales en los habares, agachadiza y polluelas que se levantaban de los cristalinos arroyos en invierno... 

                                              Hoy busco la hora que no encuentro
                                              en el  recuerdo de mi niñez lejana,
                                              perdida más allá del infinito
                                              en el rojo remanso del recuerdo
                                             con multitud  de sueños entreverados...

            --Bueno hijo, ya tiene el boyero preparadas las pasturas de tarde y alboreá; vámonos pa la casa que pronto volverá  a llover si descargan  aquellas nubes que cubren el cielo por Bonela.

            Era ya  la hora de casi entre dos luces,

                                              ...con un silencio de luces
                                               que los grillos ametrallan,
                                               y en la orilla de la acequia
                                               hierven ronquidos de ranas

            Los cazadores, que desde el sombrajo de la pesebrera habíamos visto regresar con la liebre empatillada a la cintura de uno de ellos, estaban sentado al resguardo del relente  en el balate del haza de Frasquito, el de “la codorniz”, y, por encima de sus cabezas, habían echado la liebre y  escopetas; junto a ellas, sesteaban los perros podencos.

            Desde Cártama, por el  camino que embocaría a la realenga,  bajada un arriero con dos sacos  de cebo, molido en el serraleón del pueblo, encostalados sobre el hato de un mulo de carga; aún no se había montado en la bestia que traía de  reata mientras, petaca en mano,  echaba tabaco para liar un cigarrillo.

            La sonora jerga de los cazadores, sobredimensionada por el sereno silencio de la atardecida autumnal,  era de este tenor:

            --¡Que no, compadre... que hay que decirle a Josefita la de la “bodega” que guise la liebre al ajillo; así está ma tierna

            --Pero, compadre, somo muchos los que nos vamos a reunir y en pipitoria da para trasegar mas vino, al ajillo no cabemo a ná...

            De pronto,  mirándome con una burlona sonrisa  me dijo el padre bueno: “Muerde lo que está pasando por encima de la cabeza de los  escopeteros...” Dos fieros mastines de la cercana casilla de Pepito “El bicho”, habían hecho huir a los podencos y   sólo les quedaba por englutir  de la liebre las orejas y las peludas patas. Mentiría si no dijera que me alegré del hecho: aquellos cabrones que me habían birlado la liebre, estaban pagando bien su, para mí, felonía cinegética.

            El arriero con su mulo llegó a la altura de los cazadores antes que mi padre y yo, lo que no fue óbice para que oyéramos claramente su consejo a los blablaneros  liebreros: “Compadres,  quear con Dios y…, que aiga arreglo, hombres,  que aiga arreglo,  lo mesmo os da   en pipitoria que al ajillo ...”

            Díganme quienes tengan luces para discernir la realidad de verdad, si nuestra blablanera casta política no se han comido España, unos en pepitoria y otros al ajillo como vulgares pantagrueles y gargantúas, ante la estúpida indiferencia de la ciudadanía.

            Mi padre y yo llegamos a la casa:
 
                                          ¡Aroma de guiso recién cocido...!
                                          humean las viandas...¡mesa puesta...!

                                          La madre, corazón de nido...

DOLOR CÍVICO


Da dolor, que es sufrir,
La indiferencia glacial
Del pueblo que se adocena,
Y confía a cucañeros
Parcelas de su existir.

Da dolor, que es sufrir,
Ver al pueblo subsistir
Nutrido siempre de errores
Según le hacen creer
Arribistas y vividores.

Da dolor, que es sufrir,
Ver a la gente asentir
Confiadas en el decir
De vulgares embaucadores.

Da dolor, da dolor,

Lo que ocurre en mi país.

viernes, 17 de marzo de 2017

ULTIMA HORA MUNICIPAL



Resultado de imagen de Caciques

Hoy viernes , 18 de marzo, a las 9 de la mañana el Ayuntamiento de Cártama ha celebrado sesión de Pleno y, en él, una vez más,  ha quedado claro que todos los concejales (como tales: las personas siempre me merecen el mayor respeto) al contemporizar por omisión oprobiosa   con la agresiva e injusta falta de  respeto que en nombre de la Corporacion su Cronista Oficial Municipal, don  Fernando Bravo Conejo, demuestra por la dignidad, fama y honra de algún  concreto vecino  que, por ello, elevó  dolorido alegato al Ayuntamiento Pleno. Pero, todos sus componentes han aplicado  un ominoso y altaneramente caciquil  silencio administrativo al "caso"·. Así demuestran, obviamente,  tener mínimo respeto sobre su propia dignidad, honra y fama. Para  respetar al prójimo hay que respetarse a sí mismo. 

Con cobrar cada final de més sus autoasignados sueldos creen que les basta para ser personas dignas de respeto. En ello tanto monta gobierno como oposición; por eso han llevado a Cártama (vergüenza debiera darles) a ser el pueblo con más de 10.000 habitantes con más baja calidad de vida de Andalucía y el sexto  por la cola de España. 

 Pero esta tarde todos irán a hacerse la foto en la charla que algún engañabobos dará en la delegación municipal de la Estación a quienes se presten a ir para comulgar con ruedas de molinos, porque la cultura de un pueblo es algo más que meros tejemanejes arqueológico.

Probablemente mañana mismo inserte en este mismo medio los términos del alegato dirigido a la Corporación al   que antes he aludido. Remedando al clásico y citando de memoria, sepan estos señores que nos representan que "al Rey (o a sus sucedáneos municipales) la vida y la hacienda (de notable parte de ésta ya me han desposeído prevalidos de legalismos ad hoc), pero la honra y la dignidad no. que son cosas del alma, y el alma sólo es de Dios" Ya se que intentar razonar con tales prójimos es como pretender enderezar la sombre de un bastón torcido. 

Antes de dar este paso y los que seguirán lícitamente en defensa de mis principios tan brutalmente agredidos, he hablado con el Diputado (PSOE) don Miguel Espinosa, y con los concvejales de la oposición don Juan Bedoya (PP) y don Marcelino Marcos Miguel (Cs, abogado en ejercicio) pero ¡¡que va!!, ellos pasan de Cártama y sus problemas colectivos e individuales y tienen sus cinco sentidos puestos en llegar a representantes plenipotenciarios en la ONU. ¡¡¡Venga yaaaa...!!! Mañana seguiremos hablando; ya ve que sí: si ellos no se respetan a si mismo, yo si tengo en mucho mi honra y mi fama. 

jueves, 9 de marzo de 2017

NUESTRAS VIDAS SON LOS RÍOS...

Lo dejó dicho Rubén Darío: "Juventud divino tesoro / te fuiste para no volver/, cuando quiero llorar no lloro / y a veces lloro sin querer./ Celeste ha sido la  historia /
de mi leal corazón..."

 Dios hizo el mundo con todas sus creaturas, naturaleza, mares etc y, cuando instauró  al hombre rey  de su creación, vio que le faltaba algo que alegrara  su soledad  y desamparo y, de inmediato,  creó a la mujer...


EL PRÓXIMO 23 DE ABRIL SE CUMPLEN LOS 81 AÑOS DEL PEREGRINAR DE LA VIRGEN POR EMÉRICA

Si Cártama lleva 81 años celebrando cada 23 de abril el día de su Patrona, paseando su imagen por el mismo itinerario urbano que lo hiciera aquel 23 de abril de 1,579 cuando Ella liberó a la población de una letal epidemia de peste,  se lo debemos a este señor que aparece en la fotografía, hijo predilecto de su pueblo, José González Marín, que se la llevó en su atrezzo a través del océano escribiendo la más hermosa cantiga de la historia mariana mundial , no literalizada, sino en carne y hueso. ¡¡Cuanto honor para Cártama y los cartameños y nuestra comarca !!

Aparece en la foto a su llegada a Buenos Aires (Argentina) el día 25 de julio de 1.936, contemplando la Gran Vía bonaerense desde  uno de los balcones del Hotel  en que se hospedó (la Virgen consigo) unos días debutar en   Teatro San Martín, desde cuyo escenario, ante un público selecto en doble función anunció que llevaba la imagen de la Patrona de su pueblo para evitar que fuera quemada durante la guerra civíl que estalló cuando él iba rumbo a iberoamérica  en el transatlántico "cabo Santo Tomé". AMPLIARÉ.  

INOLVIDABLES RECUERDOS

¡¡¡Aquella "arradio"!!!

Con mi dulce amiguita, María (hoy solvente sanitaria), hija de mi entrañable amigo Antonio Fuentes en una memorable visita a la Virgen de los Remedios en su Ermita.


TRES RELATOS CORTOS (De mi libro inédito, "Ecos de la Alhóndiga")


Resultado de imagen de El perro rabioso
                               LA MUERTE DEL PERRO RABIOSO

           Un alboroto de lastimeros aullidos contrapunteó el casto  silencio de la noche estrellada.  Se despertó un clamoroso y estremecido de miedo  sonar  de caracolas a lo largo de la cinta del río. El boyero, que dormitaba haciendo hora  para  pasturar de madrugada al ganado en la pesebrera, se alarmó, libró el balate de la era contigua y despertó a los mozos y peones mayores que dormíamos sobre la paja de la parva.  “¡Lenvataos, levantaos que algo pasa...!:   ladrones,  o   el perro con rabia; escuchad las caracolas de los cortijeros avisando peligro…”
           Sonó un tiro de escopeta cabe las baldas  del cercano Cortijo de la Alhóndiga. Callaron los perros y enmudecieron las caracolas centinelas. Los gallos iniciaron su plática de  encrespados cantos desde los tapiales de las cortijadas  de la ribera. Volvimos a tumbarnos en los muelles  pajotes de la  parva que se trillaba en la era. Estaba a punto de aparecer el lucero miguero y cada cual debería meter mano a sus respectivas faenas camperas
           Aquella mañana, los madrugadores labriegos  se toparon con el enorme perro muerto bajo la  higuera del borde del camino. Sus rasgos eran ya de paz infinita; no mostraban  el enorme martirio que en vida sufren  los perros hidrófobos. Sólo la muerte era la solución  para suprimir el horrendo sufrimiento de esta enfermedad.
 Cruel paradoja, madre de todas las filosofías, la  de la vida y la muerte. ¿Por qué nacemos si hemos de sufrir y morir?...  “…y no saber a dónde vamos ni de dónde venimos,  y sufrir por la vida y por la sombra y por lo que ni apenas sabemos ni  sospechamos…”, que en versos inolvidables nos legó en su impresionante soneto, “Lo fatal”, mi poeta de siempre, Rubén Darío.

                                              APUNTA EL DÍA

         Por detrás de aquellos montes que ya siluetean sus iluminados contornos por el este del horizonte, asoma el incendiado cortejo  grana  que precede a la aurora. Tras ella, el sol despunta y se abre el día.
 Despierta la creación y saca de quicio a sus creaturas. Dios abandona su rengue y reanuda su labor continuadora de la creación eterna.

                                       LOS DESHEREDADOS

         Aquel padre terrateniente de la ribera, al morir  dejó a sus hijos tierras labrantías, recuas y piaras de ganado y, una   bolsa repleta de dinero contante y sonante. Pero no enriqueció sus mentes con saberes culturales, ni nutrió sus espíritus con principios fundamentales, ni los capacitó para ganarse la vida caso de algún evento...

         Aquel padre, paradójicamente,  dejó a sus hijos absolutamente desheredados, en la miseria intelectual que es la más mísera. Quienes sólo afanan y acaparan riquezas materiales despreciando los valores del espíritu, son los verdaderos responsables de las miserias universales; las notas discordantes de la creación.

miércoles, 8 de marzo de 2017

ANTIGUAS NOCHES DE CÁRTAMA (Evocaciones apasionadas sin rima)

   Resultado de imagen de cartama                           
                            En la noche con guiños de estrellas y cri cri de grillos,
                    estremece el ánima el maléfico chirrío   de una lechuza;
                    de lontananza, desde la ribera, llega un  ladrar de perros;
                    y desde las  sombras atisban pardos mochuelos  cejijuntos.

                    Tarabita del molino harinero en el centro del pueblo
                     y una fantasma es guardiana de  los que pelan la pava
                     cabe los chumbares oscuros del viejo Toledillo,
                    mientras repica en la oscuridad  un lejano cencerro arriero.

                    Huele el pueblo a heno, a panes y a cabrerizas lecheras,
                    mientras  sube del río un frescor de sotos y cañaveras
                   y hay lejanos   rumores de  platillos de  carretas camineras.  

                    Conforman el pueblo del alma, un cuadro de misterio
                    sosegado y  un dulce sonar de gramolas en las tabernas,
                    regalando  los eternos cantes de nuestra  tierra próvida,


        que tiene un río entrañable con  su puente legendario,
        que hermana a las gentes de la noble  villa.
        Y por ello nuestro pueblo es crisol de una bella historia 

                    Pero hoy Cártama siente nostalgias de sí misma... 

martes, 7 de marzo de 2017

CÁRTAMA ÚNICO PUEBLO SIN SEMANA SANTA PROCESIONAL

                                            (Recorte de prensa cedido por Juan Bedoya)
De cuando en Cártama había tradiciones populares auténticas y el pueblo tenía sabor a pueblo...  Ya hemos dejado perder hasta las pencas chumberas 











ALBERTI, LORCA Y JOSÉ GONZÁLEZ MARÍN (Recovecos de la Historia)





Alberti dispensó siempre una gran amistad y admiración a José González Marín pese a las diferencias ideológicas. Sin embargo es falso que sintiera lo mismo por Federico García Lorca al que llamaba "Federica" y estuvo distanciado de él por cuestiones políticas precisamente, lo que no quitó para que Alberti escribiera un célebre alegato al morir asesinado el autor del Romancero Gitano. José González marín fue amigo sincero de ambos y, de los dos, llevó siempre poemas en su repertorio y los promocionó por España y América.
 La Historia tiene muchos y desconocidos recovecos: Ambos escribieron escribieron poemas religiosos para el recitador cartameño; Alberti, entre otros, "La huida a Egipto"  (San José, la Virgen y el Niño) . De  Lorca, "El Milagro de Santa Casilda" y "Oda al Santísimo"