martes, 28 de febrero de 2017

EMPATÍA CON LA VIDA Y MUERTE DE LA VIEJA ENCINA

                                                            
        Resultado de imagen de ENCINAS VIEJAS                                                         
         Nacida  brizna, llegó a   multicentenaria   la  frondosa encina de la vera  del  camino  que  serpea  por la ladera de la  pina montaña hasta  trasponer por la  cima.
         Su umbrosa copa ofreció siempre generosa sombra a  cansados caminantes. Sus sólidos  frutos   mitigaban  el hambre de extenuados  peregrinos, viandantes del ideal y bucólicos pastores de serranías.   
         Con tal probidad  vivió  siempre la enorme encina  que, por ello,  la gratitud de los transeúntes   llamaron a la trocha,  “El camino de la encina”,  para perpetuar así su memoria de  árbol samaritano.
         Durante siglos,  en duros inviernos la noble cupulífera  era acosada por  furiosas ventiscas, huracanes y tempestades que  la desfoliaban  y le manqueaban alguna de sus alguna de sus ramas; algún que otro furtivo leñador  hacían de su hojarasca haces de ramón para alimentar el fuego de tahonas y  talabanle ramas con hachas de doble filo haciendo de ellas leña  para carbón vegetal en aras de  intereses crematísticos.
 Pero, aún dolorido, el gigante árbol seguía impertérrito,   adusto y firme a la vera del camino,  seguro de que con la  primavera volvían  a rebrotarle ramas gloriosas que ofrecerían de nuevo flores y, en los estíos,  su tupida copa seguiría su fresca sombra y adusto alimento de bellotas mitigadoras  del  hambre los transeúntes del sendero que, después, aliviaban la sed en la fuentecilla de aguas cristalinas  que brotaba en el balate cercano. Y en su tupida fronda seguían   anidando  bandadas   de avecillas canoras que, cada atardecer,  ofrecían al cielo su inefable salmodia de pipiares acurrucados ya entre algunas hojas protectoras  don dormir durante la noche
Pero un día, un nefando día, un imponente enjambre de viles bestezuelas (termitas, orovivos, hormigas, cucarachas, etc) a los que antes, con su bondadosa indiferencia de árbol generoso les dejaba medrar  por el exterior de su corteza, juzgaron  más lucrativo libar directamente de la sabia que corría por  los vasos leñosos y liberianos de la proba encina. Estos taimados  y ruines bichejos,  con  millones de mordiscos en el corazón de la noble  madera, consiguieron vaciar de sabia  y  ahuecar el maderaje del fornido tronco del benéfico árbol cabe la pina trocha, de tal forma, que ya una leve brisa, haciendo vela con enorme  copa, fue suficiente para dar con él  en tierra, vencido y abatido hasta morir.

         Moraleja: ¡Qué melancolía y decepcionada tristeza  suscitó siempre  en mi  alma, la vida y muerte de la vieja encina de la vera del camino!

lunes, 27 de febrero de 2017

LAS GLORIAS DE LA CARTAMA DE SIEMPRE (I)

Imagen relacionada
                La actual exposición de las extraordinarias y múltiples referencias ancestrales  arqueológicas  de Cártama en el nuevo Museo de la Aduana de Málaga, ha despertado  un cierto y merecido interés de propios y extraños dada  la excepcional importancia de la antigua Cartima (Cártama  romana). Ya era hora de que empezara a trascender y a situarse  en el valor a que es acreedor este excepcional municipio cartamitano, uno de los de  mayor enjundia relativa (y en muchos aspectos, absoluta) dentro  del contexto de la Bética eterna.
Coincide lo anterior  con las excavaciones que nuevamente se llevan a cabo en el casco viejo de la villa que ratifican elocuentemente lo que ya sabíamos, y se ha escrito, debido a otras anteriores excavaciones realizadas sucesivamente hasta unas cinco veces   desde  el siglo XVIII, en el reinado de Fernando VI y Bárbara de Braganza. Está claro, y es de aplaudir en equidad, que el actual Ayuntamiento que preside, Jorge Gallardo Farulla, ha apostado en firme por avalorar el  tesoro arqueológico de Cártama, cuyos procedimientos técnicos y metodológicos, para  llevarlo a cabo corresponden, lógicamente,  a los técnicos que realizan y enfocan las prospecciones, quizás un tanto susceptibles de  fundadas críticas, como  toda realización humana en la vida.    
                Pero el excepcional don de Cártama no reside sólo, que también sobremanera (es de insistir), en el periodo romano, sino en otras múltiples realidades, aspectos y potencialidades de capital  importancia, incluso interactiva con Iberoamérica como está escrito y demostrado.
En su profundo devenir histórico Cártama  hinca sus raíces en la noche de los tiempos (la insondable  prehistoria, aunque  también de ésta han aparecido  significativas fóllegas al  llevarse a cabo las obras para el paso del AVE hacia Málaga por este municipio), ibero-turdetana, fenicia, romana, bizantina,  visigoda, mora y,  de especial esplendor también a partir de la edad media hasta nuestros días; ya, eso sí, envejecida y cansada de su propia gloria. Para dar idea del hecho actual  ---susceptible siempre de volver a sus glorias si las generaciones se lo proponen (el crisol y el contenido potencial  prevalecen)--- se me ocurre recurrir, remedandolos, a los célebre versos elegíacos de Rodrigo Caro ante las ruinas de Itálica:  
“Esto, Fabio, ¡ay dolor”
Que ves agora,
Campo de soledad
Mustio collado,
Fueron en un tiempo
CARTAMA famosa…”
Jóvenes que tenéis ahora la vena de toro y la fuerza y el vigor de la edad primera, habéis nacido en una ciudad de ensueño; trabajad  duro e inteligentemente por ella y vustro será el destino. SEGUIRÁ

domingo, 26 de febrero de 2017

APASIONADO Y HUMILDE CANTO A MI PUEBLO


Resultado de imagen de cartama

CÁRTAMA es de la Bética
a la vez que ibero y púnica,
y romana y agarena;
el Guadalhorce la cruza
y su Ermita la corona
que  es joyero  recoleto 
de su famosa Patrona
 de Los Remedios  advocada.
Fue cuna de ilustres varones
que prez y virtudes  le dieron.
¡Oh Cártama, Cártama, Cártama
de mi corazón dueña y señora…!

sábado, 25 de febrero de 2017

ANTIGUA CARTIMA

                                                                            
                Cercana al Mediterráneo  y más famosa todavía que nuestra humilde Malace                         ---Idelfonso Marzo hablaba así en 1.839 (hoy celebrada Málaga)---, debió ser en aquellos remotos tiempos vasto imperio de producciones indígenas y mansión noble del genio, como atestiguan sus ruinas.
                Abro su libro de piedra y al momento ya descubro fue célebre municipio del convento jurídico de Astigis, y que por esta circunstancia podían obtener sus ciudadanos los honores más eminentes del Imperio, con fuero propio de códigos y leyes que la harían independiente aún de la capital del universo entonces conocido. Infinidad de familias romanas  se apresuraron a habitarla tales como Rusticanas, las Fabias, las Victorias, las Porcias, las PROCULAS (4), las  Decimias, las Turrinas, las Saturninas, las Colmeninas, las Vivias y las Cayas; pero sobre todas fue aplaudida la rica y opulenta Rustica que se llamaban también Junia, sacerdotisa perpetua del Municipio de Cartima a quien la sola inscripción que se conserva de esta magnífica heroína, en la fuente principal de la villa de nuestro tiempo, es suficiente testimonio del esplendor, antigüedad y opulencia de esta célebre ciudad.

                Decía pues de esta manera: “IVNIA. D. RVSTICA……………………………………….; que traducida al castellano manifestaba que,  “Junia Rústica, hija de Decio, sacerdotisa perpetua, y tambie´n primera y principal en el municipio Cartamitano reparó los pórticos o lonjas públicas de la ciudad que comenzaban a arruinare por su excesiva vetustez. Que dio terreno suficiente  para que se hiciese un baño, gastando…para redimir de las contribuciones a los ciudadanos pacíficos, dejando libre las rentas públicas; que adornó la plaza principal  con una estatua  de bronce del Dios Marte.  Que hizo también a sus expensas, y en un terreno propio unos baños para el pueblo, poniendo a su inmediación una piscina con una efigie del Dios Cupido; …que hizo banquetes…erigiendo dos estatuas, la una para su persona, y la otra para su hijo Cayo Fabio  Juniano que fueron decretadas por orden de los Decuriones magistrados de Cartima sin permitir que el pueblo gastase nada en la obra….alzando otras dos estatuaas en honor de su abuela y de su esposo Cayo Fabio Fabiano  



ENTREVISTA EN EL MUSEO DE LA ADUANA SOBRE REFERENCIAS ARQUEOLÓGICAS DE CÁRTAMA

 Mi agradecimiento a la atención recibida por la periodista, Srta. Vanessa y el amable cámara por la cariñosa deferencia que me han dispensado durante mi visita al museo que tantas muestras de mi pueblo, Cártama, atesora amén de tantas y tantas referencias museísticas de incalculable valor histórico. Una gozada intelectual y espiritual. Y gracias, especiales, a mi fraternal amigo, Juan Andrés Vera, que  me llevó en su coche, compartió conmigo rato tan grato y, encima, me invitó a café y  a dar un paseo por los alrededores  en esa Málaga nuestra cada día más bonita que hace tanto tiempo que no veía. ¡Cómo me emocioné al ver el mosaico, El Nacimiento de Venus, cuya extracción presencié hace ya 61 años (5 enero 1.956), vísperas de Reyes Magos, precísamente (un regalo para Cártama, Málaga y España). ¡Cuan enjundiosa es la historia  de nuestra Cártama...! Un orgullo haber nacido,  criado y vivido siempre en ella.



domingo, 19 de febrero de 2017

VIVIENDO Y PENSANDO (2)


Resultado de imagen de FILOSOFÍA

---El contacto con cretinos o hace cretinos o hace filósofos (Filosofía etimológicamente: amor a la verdad).

---Los burros, aunque sean muy burros, siempre encontrarán justificación para su tozudez. Con ellos es inútil el diálogo de las personas.

---Quien alcanza un elevado grado de sinceridad, ha limpiado su alma del bajo polvo del vulgo

---El hábito de la verdad necesita cuna y educación. El pueblo que desconoce la altura de la verdad suele llevar al cadalso a cuantos se oponen a su truculento materialismo de la mentira.

---Mentir siempre es no ser persona nunca. Y es triste presenciar muchedumbres dispuestas y proclives a la mentira.

---Agrada al hombre lo que entiende, lo que le conviene a él y lo que contra su enemigo.


---La maldad sólo es fortaleza para los malvados.

ESCUDO MEDIEVAL DE ESPAÑA

A FALTA DE UN MAYOR COMENTARIO: Cuando España ya era una; véase el escudo inferior izquierda.




sábado, 18 de febrero de 2017

EL FORO ROMANO DE CARTIMA


Un aspecto parecido, con las estatuas y sus columnas, tendría el Foro de la Cartima romana que aparece en las excavaciones que se llevan  a cabo actualmente, cuyas estatuas están dispersas por la geografía de España, algunas de ellas en el nuevo museo de la Aduana y cuatro en el Palacio de Carlos V en Granada (F. Carter) y, otras, aún enterradas.

El Foro solía estar en la zona principal y central de la villa, o sea, en la plaza de cada una. En el se encontraban todas las instituciones y administraciones públicas y era también el lugar en donde tenía lugar el comercio, la religión, etc.




viernes, 17 de febrero de 2017

LA PRIMERA BIOGRAFÍA DEL FARAÓN DE LOS DECIRES



En la foto de abajo, los autores (Pedro Dueñas, José Luís Jiménez y Fco. Baquero),  y colaboradores de la primera biografía de José González Marín titulada, "EL FARAÓN DE LOS DECIRES", con prólogo de Manuel Alcántara y portada de Bornoy, editado  (agotado) por la Diputación  Provincial de Málaga, el día que subieron a la Ermita a ofrecer sus respectivos trabajos a la patrona de Cártama, Nuestra Señora la  Virgen de los Remedios.



jueves, 16 de febrero de 2017

NO HACEN FALTA PALABRAS: Con la Virgen en América







El hombre que más hizo por Cártama y sus gentes, sus tradiciones y su historia. Bueno es recordarlo ahora que se acerca el día de la Virgen de los Remedios que gracias a él podemos pasearla el 22 y 23 de abril. Sin más comentarios.




viernes, 10 de febrero de 2017

jueves, 9 de febrero de 2017

COMPADRES, ¡QUE “AIGA ARREGLO”! (Parábola para políticos)

       Resultado de imagen de Cielo nuboso                  
                                                                       


                                                                                                                Nubes lejanas cargadas de relentes,

                                                                                                            Alientos de las húmedas besanas,

                                                                                                             Olor sabroso del terrón mojado,

                                                                                                             Olor a gloria de la tierra en calma...
                               

            Cuando con tristeza infinita veo el tejemaneje de esta blabanera y pantagruélica   plaga política que se ceba  en nuestra España --España una desde hace cinco siglos, hoy patria herida--, a mi cansada, pero aún vívida memoria, acude la siguiente vivencia que puede ser, si bien se coteja,  oportuna   metáfora política de estos tiempos

                                                            ***

            El cielo encapotado con   negros nubarrones que ya habían dejado caer algunas brusquillas sobre los resecos barbechos, daba fe de la entrada del otoño.  Mi padre  -- su frente ancha:  mi nido  de consejos--, y yo,  tras haberlos sacado uno a uno del cantero y lavados a mano metidos en el agua de la “pasada” ganadera  en la acequia  del Barullo, cabe la pesebrera estival  del ganado,   sajábamos nabos  con nuestras navajas “payá” cuyas rebanadas, entrelargas de hojas a rabizas,   iban cayendo en una espuerta de esparto en  la que el boyero las distribuiría en las pasturas vespertinas y de alba, en sus propios pesebres al ganado vacuno  que, en esos momentos  rumiaba rítmicamente  haciendo sonar sus esquilas y cencerros. El lento sonar de las cercanas campanas parroquiales se antojaba también  más lánguido y amarillo. Una vaga melancolía suplantaba  la emotiva exultación  veraniega de  esquilmos y trillas de mieses en las eras.

            De pronto, sonaron dos tiros de escopeta  por las hazas cercanas a los tapiales del cortijo de Alhóndiga, que me hicieron  reprocharle a mi padre:

            --Esos han sido los dos “cazaores” que hemos visto bajar del pueblo a los regadíos, y han cazado  la liebre que salta  cada vez que voy yo a abrir, para regar, la torna de “las  mimbres”.  Por no haberme dejado tú  ir a “tirarla”  me la han birlado...

            --Hijo, fueraparte de que todavía quedan  muchas faenas que hacer,  me da miedo..., la escopeta es más alta que tú. Cuando vengas del colegio con  vacaciones de Navidad, si traes buenas notas, te prometo que yo mismo iré contigo con la otra escopeta y la podenca, a cazar todos los días que quieras... Y, cuántas veces fuimos juntos a recechos y a la mano a cazar liebres, conejos, zorzales en los habares, agachadiza y polluelas que se levantaban de los cristalinos arroyos en invierno... 

                                              Hoy busco la hora que no encuentro
                                              en el  recuerdo de mi niñez lejana,
                                              perdida más allá del infinito
                                              en el rojo remanso del recuerdo
                                             con multitud  de sueños entreverados...

            --Bueno hijo, ya tiene el boyero preparadas las pasturas de tarde y alboreá; vámonos pa la casa que pronto volverá  a llover si descargan  aquellas nubes que cubren el cielo por Bonela.

            Era ya  la hora de casi entre dos luces,

                                              ...con un silencio de luces
                                               que los grillos ametrallan,
                                               y en la orilla de la acequia
                                               hierven ronquidos de ranas

            Los cazadores, que desde el sombrajo de la pesebrera habíamos visto regresar con la liebre empatillada a la cintura de uno de ellos, estaban sentado al resguardo del relente  en el balate del haza de Frasquito, el de “la codorniz”, y, por encima de sus cabezas, habían echado la liebre y  escopetas; junto a ellas, sesteaban los perros podencos.

            Desde Cártama, por el  camino que embocaría a la realenga,  bajada un arriero con dos sacos  de cebo, molido en el serraleón del pueblo, encostalados sobre el hato de un mulo de carga; aún no se había montado en la bestia que traía de  reata mientras, petaca en mano,  echaba tabaco para liar un cigarrillo.

            La sonora jerga de los cazadores, sobredimensionada por el sereno silencio de la atardecida autumnal,  era de este tenor:

            --¡Que no, compadre... que hay que decirle a Josefita la de la “bodega” que guise la liebre al ajillo; así está ma tierna

            --Pero, compadre, somo muchos los que nos vamos a reunir y en pipitoria da para trasegar mas vino, al ajillo no cabemo a ná...

            De pronto,  mirándome con una burlona sonrisa  me dijo el padre bueno: “Muerde lo que está pasando por encima de la cabeza de los  escopeteros...” Dos fieros mastines de la cercana casilla de Pepito “El bicho”, habían hecho huir a los podencos y   sólo les quedaba por englutir  de la liebre las orejas y las peludas patas. Mentiría si no dijera que me alegré del hecho: aquellos cabrones que me habían birlado la liebre, estaban pagando bien su, para mí, felonía cinegética.

            El arriero con su mulo llegó a la altura de los cazadores antes que mi padre y yo, lo que no fue óbice para que oyéramos claramente su consejo a los blablaneros  liebreros: “Compadres,  quear con Dios y…, que  haiga arreglo, hombres,  que haiga arreglo, ya... lo mesmo  da   en pipitoria que al ajillo ...”

            Díganme quienes tengan luces para discernir la realidad de verdad, si nuestra blablanera casta política no se han comido España, unos en pepitoria y otros al ajillo como vulgares pantagrueles y gargantúas, ante la estúpida indiferencia del respetable.

            Mi padre y yo llegamos a  casa:
 
                                          ¡Aroma de guiso recién cocido...!
                                          humean las viandas...¡mesa puesta...!
                                          La madre, corazón de nido...

miércoles, 8 de febrero de 2017

LA PLAZA EN 1.97


SAINETE SOBRE QUIENES NOS COBRAN EL IMPUESTO DE SUCESIONES...



Resultado de imagen de bURROS

Tengo un borrico canelo
más sabio que un profesó,
con orejas de ministro y ojos de gobernaó
Rebusna como si fuera diputao ministerial
y se come hasta el pesebre
como cualquier consejal,
sean del PP o PSOE
que allegados son iguales
Marcelino como Juan,
a mí que me van ustedes contar,
ya tó está  visto y comprobao.
Yo quisiera que a mi burro
lo sacaran diputao,
porque otros siendo más burros
a ese puesto ya han llegao.
Pero temo que de serlo
vaya a quedarme sin él,
porque como allí habrá tantos
no lo voy a conocer,
y esto, hoy  como ayer se sabe
sin que nunca pase ná.
Lo que se dice: políticos ladrones
en España hay para dar y regalar es decir,
acá tenemos una pechá
Resultado de imagen de POLÍTICOS LADRONES



NUESTRA PATRONA, LA VIRTGEN DE LOS REMEDIOS, EN CARACAS. AÑO 1.937

Despedida de Caracas (Venezuela), con destino países del Istmo, de la Patrona de Cártama en brazos del genial actor y rapsoda cartameño, José González Marín, que la salvara de la quema que intentaron los del Frente Popular.

En la foto aparece un grupo de devotos de la ciudad hermana de Caracas  en el Convento de Santa Rosa de Lima con la presencia del Príncipe de Asturias, don Alfonso de Borbón, entonces residente en Caracas.

 (Este testimonio gráfico de excepción será mas ampliamente comentado en otro momento ya que el hito tienen mucho "arroz que menear", que diría mi abuela).

lunes, 6 de febrero de 2017

AMIGOS DE GONZÁLEZ MARÍN DE CARACAS EN 1.937 CUANDO LAVIRGEN DE LOS REMEDIOS ERA PEREGRINA HUYENDO DE SU QUEMA

Doña Eva y D. Eduardo Tamayo, ilustre matrimonio de Caracas a cuya casa (Villa Cártama) les llevó José González Marín la preciosa imagen de la Virgen de los Remedios, nuestra Patrona, y, después  estuvo depositada  en la Iglesia de la Virgen de Coromoto, Patrona de Caracas en donde la exponían  al público  que supo de la odisea de la Virgen Peregrina española por por las presentaciones que el rapsoda hacía de Ella desde el escenario. Bella historia que da prez y  honor a Cártama.  (Cito de memoria lo que G. Marín y su ayudante escénico, Antoñico, me contaron)